Síguenos
Siempre nos quedará mañana

Películas

«Siempre nos quedará mañana»: El pintalabios italiano que triunfa en la taquilla

El debut en la dirección de Paola Cortellesi ha llegado a la cartelera española tras haberse convertido en un enorme éxito en el país transalpino. Algo todavía más inhóspito y sorprendente si tenemos en cuenta que hablamos de una película rodada en blanco y negro tratando temas tan delicados, complejos e incluso incómodos de ver en una gran pantalla como son los malos tratos sufridos por las mujeres.

Sin embargo, esta producción italiana ha obrado el milagro, imponiéndose incluso al fenómeno «Barbenheimer» en su país de origen: más de 40 millones de euros recaudados en taquilla, gracias a los 5 millones de espectadores que han disfrutado ya en Italia con esta honesta y muy recomendable película que te atrapa desde ese hiriente bofetón inicial. En ese preciso instante, el espectador ya es consciente de la intensidad de «Siempre nos quedará mañana» (C’è ancora domani), pero tampoco debe esperar un sofocante drama lleno de lágrimas, gritos y violencia doméstica continua, aunque también la haya por momentos.

La enorme habilidad de Cortellesi —que además de directora, también ejerce de guionista y protagonista principal— es ofrecer a la audiencia su tiempo para tomar aire, para disfrutar de un cierto respiro entre tanto abuso por parte del virulento marido. ¿Cómo ayuda al espectador? Saliendo de esa oscura cueva para pasear por el barrio junto a Delia. No en vano, la humilde familia de seis integrantes que protagoniza esta historia, vive en una suerte de pequeño sótano. Con la luz del día nos presenta a sus vecinas, vendedoras del mercado y usureros jefes para los que realiza, además de sus labores en el hogar, pequeños trabajos cuyo sueldo entrega a su marido en mano. Fuera de casa es feliz, no hay peligros. En esa Roma de 1946, vigilada por los aliados tras acabar la Segunda Guerra Mundial, ella pasea tranquila bajo la atenta mirada de un compresivo militar americano. Delia sonríe, tiene esperanza, incluso flirtea con ese amor que nunca pudo ser y que, seguro, tanto se merecía.

La banda sonora combina temas melódicos italianos atemporales como “La sera dei miracoli”, de Lucio Dalla, con el indie y el rock más actuales de temas como «Calvin» (Jon Spencer Blues Explosion) en uno de los mejores travellings rodados en los últimos años. Asimismo, que suene el grupo de hip hop Outkast en una película italiana ambientada en los años cuarenta del siglo pasado, resulta de lo más estimulante. Y esos detalles musicales, «modernos», sirven y ayudan a que una generación más joven se acerque a las salas de cine. Porque sí, esta película es para verla en pantalla grande. Enorme el trabajo de fotografía de Davide Leone tanto en exteriores como en el plató que reproduce el hogar de nuestra familia protagonista. Casi todo el elenco artístico fue nominado para los premios David di Donatello (los Goyas italianos), así como el equipo técnico también consiguió lo propio en sus respectivas categorías, acumulando de ese modo un total de 20 nominaciones para «Siempre nos quedará mañana», de las cuales lograron finalmente 6 galardones.

Muchos la comparan con «La vida es bella» (Roberto Benigni, 1997), seguramente por el trasfondo bélico, las penurias económicas y sociales de ambos períodos, por el uso del humor en escenas tremendamente dramáticas o por el éxito de crítica y público que ambas cosechan. Sin embargo, para quien esto escribe, las referencias más llamativas provienen de títulos tan opuestos como «The artist» (Michel Hazanavicius, 2011) o «La La Land» (Damien Chazelle, 2016).

Sería sumamente recomendable que esta cinta se proyectase en colegios e institutos a lo largo y ancho de cualquier geografía, porque lo que más miedo da —y está ejemplificado en la mejor escena del film— es que la cultura machista y violenta se hereda de padres a hijos hasta llegar a nuestros días. Es un mal endémico. Esa escena ambientada en 1946 resulta tristemente habitual en nuestros días. Por desgracia, puede verse en cómo se relaciona parte de nuestra juventud. Y eso se tiene que explicar y detener en los hogares y en las aulas. Con educación. No es suficiente con que las leyes sean contundentes con los maltratadores si desde pequeños normalizamos conductas machistas.

Dicho esto, Paola Cortellesi no pretende aleccionar a nadie, no es moralista, sino que trata de manera inteligente al espectador: simplemente, expone de manera sobresaliente, tanto en forma como en fondo, una realidad tangible.

Ojalá este cine con toques del mejor neorrealismo italiano y de maestros como Berlanga enganche a todo tipo de públicos, porque pensar que «Siempre nos quedará mañana» se trata sólo de «una película para mujeres», es una «machirulada» de libro.

Duración: 118 min.
Género: Comedia dramática.
País: Italia.
Año: 2023.
Estreno en España: 26/04/2024.
Distribuidora: BTeam Pictures.

Tráiler español de «Siempre nos quedará mañana»

Continue Reading

Partners

Subir